0

Carácter privativo de la indemnización por accidente de tráfico

El carácter privativo de la indemnización por accidente de tráfico es una cuestión controvertida que depende del criterio que mantenga el Tribunal que conozca del asunto.

Carácter privativo de la indemnización por accidente de tráficoComo EJEMPLO exponemos el criterio favorable al carácter privativo de la indemnización que sostiene la Audiencia Provincial de La Coruña, en sentencia de fecha 29.06.2012:

En el caso debatido se discutía el carácter privativo o ganancial de una indemnización percibida por el esposo por un accidente de tráfico, casado en régimen de gananciales, y cuyo importe destinó a la compra de la vivienda familiar.

El asunto se plantea cuando el matrimonio se divorcia y procede a la liquidación de la sociedad de gananciales.

Los ARGUMENTOS del Tribunal son los siguientes:

          1.- El art. 1355.2º Código Civil establece un supuesto de atribución tácita de ganancialidad, es decir,  en el caso de adquisición conjunta sin atribución de cuotas se presume la existencia de una voluntad favorable de los cónyuges al carácter ganancial de los bienes así adquiridos. En este caso los cónyuges adquirieron la vivienda con carácter ganancial y no hicieron constar que el esposo había entregado como parte del precio de la compra, el importe de la indemnización percibida por un accidente laboral.

          2.- Ahora bien, (dice la sentencia): «El hecho de que por uno de los cónyuges se demuestre el carácter privativo del dinero utilizado en la adquisición, sin alterar la naturaleza ganancial del bien, debe tener como consecuencia, la existencia de un derecho de reembolso a su favor y ello aunque no se hubiera hecho reserva alguna sobre el particular en el momento de la adquisición. La inversión de dinero privativo en la adquisición conjunta de un bien ganancial, no lo convierte en ganancial sino que genera una deuda de la sociedad de gananciales frente al cónyuge que se concreta en lo invertido a favor de esta. En este sentido, la naturaleza privativa o ganancial del dinero procedente de la indemnización abonada al esposo como consecuencia del accidente de tráfico sufrido durante el desempeño de su trabajo condiciona la existencia o no de ese discutido reembolso, sin que implique contradicción con los propios actos que no se dejara constancia en el acto de adquisición de la naturaleza privativa del dinero que se aportó y ahora se aporte prueba de la misma y se reclame el pertinente reembolso».

Es cierto que la última jurisprudencia del Tribunal Supremo ahonda en la ganancialidad de las cantidades de dinero percibidas, constante la sociedad de gananciales, por uno de los cónyuges en concepto de indemnizaciones laborales, en cuanto sustituyen a los propios salarios. Así ocurre con las prestaciones por desempleo, jubilación anticipada, incapacidad laboral, lo mismo que en el caso de las indemnizaciones por despido, desde la STS de 26 de junio de 2007, confirmada por otras posteriores, como la STS de 28 de mayo de 2008 , con las matizaciones adicionadas por SSTS de 18 de marzo de 2008. En este sentido, se ha establecido la distinción entre la capacidad para el trabajo, derecho integrado en la personalidad del trabajador ( art. 1346.5º CC ) y las consecuencias o productos de su trabajo, es decir, el rendimiento económico del trabajo ( art. 1347.1ª CC ).

Sin embargo no estamos aquí (continúa la sentencia), ante una indemnización procedente de la relación laboral y generada al amparo de la misma, cuyo carácter ganancial sí debería ser reconocido, a la luz de la expuesta doctrina jurisprudencial, sino del resarcimiento por los daños generados por un accidente de tráfico, si bien sufrido en el desarrollo de la actividad profesional del esposo, guardia civil. La indemnización tiene su origen en un resarcimiento de daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges y ello encaja perfectamente en el art. 2.346.6º Código Civil, que declara que son privativos de cada uno de los cónyuges: » 6º.-  El resarcimiento por daños inferidos a la persona de uno de los cónyuges o a sus bienes privativos«. El Tribunal Supremo, en sentencia de 25.03.1988 reconoció carácter ganancial a la indemnización percibida por uno de los cónyuges en virtud de una póliza de seguros suscrita por la empresa que cubría el riesgo de invalidez permanente absoluta para el trabajo, pero precisamente lo hace recalcando que dicha indemnización no tiene su fundamentación en un resarcimiento de daños, a diferencia del caso que nos ocupa.

Esa misma AP La Coruña, en sentencia de 12.11.2010, atribuyó carácter privativo a una indemnización por incapacidad permanente total derivada de accidente laboral del esposo y en sentencia de 25.03.2008 asume el mismo criterio en relación con una indemnización por accidente laboral percibida por uno de los esposos, vigente la sociedad de gananciales, por entender el tribunal que la indemnización halla su razón de ser en la reparación que se le procuró dar al perceptor por los perjuicios que se le causaron, primordialmente en su cuerpo, por lo que dicha reparación debe ser considerada bien propio y exclusivo de quien la recibe. La misma posición han asumido otros tribunales como la AP León, en sentencia de 23.02.201 o la AP Vizcaya en sentencia 20.06.2011, si bien ha de reconocerse que no es el criterio defendido por otras resoluciones como la sentencia de la AP Ciudad Real 25.11.2010 y la AP Álava de 18.05.2009, que admiten su ganancialidad.

Falta, hasta el momento, jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre el específico problema de cuál sea la naturaleza de una indemnización por accidente laboral sufrido por uno de los esposos, pero esta Sala considera pertinente mantener el criterio expresado por el Alto Tribunal en las indemnizaciones por accidente común ( STS 14.01.2003 y 26.12.2005) y afirmar, en consecuencia, su naturaleza privativa, a la luz del art. 1346.6º CC , en la línea en que lo han hecho sentencias anteriores de esta misma Audiencia Provincial, ya en el caso concreto de accidentes de trabajo.

En definitiva, concluye la AP La Coruña declarando el carácter privativo de la indemnización por accidente de tráfico, y por tanto debe integrarse, como partida del pasivo de la sociedad de gananciales, dicha cantidad, convenientemente actualizada, de 30.007 euros, que el esposo aportó para la adquisición de la vivienda familiar (de naturaleza ganancial),  y constituye un crédito a su favor, al ser dinero privativo, de conformidad con lo que prevé el art. 1398.3º Código Civil.

 

Filed in: FAMILIA, NOTICIAS Tags: , , , , , , , , , ,

Related Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2019 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.