0

Chimenea construida en la terraza

Si la chimenea construida en la terraza privativa de un piso ático no cuenta con la autorización de la Comunidad, deberá ser retirada.

chimenea construida en la terrazaEl caso que vamos a analizar es si el dueño de un piso ático del edificio, que tiene una terraza de uso exclusivo,  puede edificar sin el consentimiento de la comunidad una chimenea adosada a su vivienda. Veamos, con más claridad el supuesto:

     Planteamiento del asunto:

1.- La terraza o solárium de un piso ático que es de uso y disfrute exclusivo del propietario, es cubierta del edificio.

2.-En dicha terraza de uso  privativo, el dueño, sin el consentimiento de la Comunidad construyó una chimenea.

3.- La Comunidad se opone a la construcción y pide su demolición.

4.- El Juez que conoció en primer lugar del procedimiento, consideró que la chimenea construida en la terraza comportaba una alteración mínima e irrelevante, y que se observa desde fuera con dificultad, por lo que le da la razón al propietarió del ático y dice que no tiene que retirarla.

5.- La Comunidad recurrió en apelación la sentencia porque no estaba de acuerdo con la decisión del Juez.

     Como reselve la Audiencia Provincial el recurso :

Resumimos a continuación la sentencia dictada en el recurso de apelación (AP Málaga 28.06.2012), en los siguiente puntos:

1.- El Tribunal recuerda en esta sentencia que es reiterada y pacífica la doctrina jurisprudencial que viene manteniendo que, cuando un edificio se halla dividido en régimen de propiedad horizontal, deben distinguirse en el mismo los elementos privativos de cada copropietario, constituidos por los espacios susceptibles de aprovechamiento independiente atribuidos a cada uno con carácter exclusivo, y los elementos comunes, que son necesarios para el adecuado uso y disfrute de los privativos y se describen como anejos inseparables, refiriéndose a ellos el artículo 396 del Código Civil y el 3º de la Ley de Propiedad Horizontal , debiendo diferenciarse en esta categoría de los elementos comunes entre los que lo son “por naturaleza” y los que lo son “por destino“.

2.- Esta distinción es de importancia pues se establece en tanto los comunes por naturaleza son inherentes al derecho de propiedad de todos y cada uno de los comuneros, mientras que los accidentales, o comunes por destino, son aquellos que se adscriben al servicio de todos o de algunos de los propietarios singulares, aunque con ello no pierden su naturaleza común.

3.- La consecuencia a los efectos ahora analizados es que los primeros – comunes por naturaleza – siempre ostentan esta condición sin que puedan llegar a perderla por decisión o acuerdo alguno, mientras que, por el contrario, los segundos – comunes por destino – pueden llegar a perder tal carácter si así se acuerda válidamente en Junta de Propietarios, aunque esta desafección exigiría, conforme a lo dispuesto en la propia Ley Especial el acuerdo unánime de todos los copropietarios.

4.- Ahora bien, los elementos comunes por destino, aunque el título constitutivo atribuya su uso exclusivo a uno o varios pisos o locales – porque no sea necesario el uso de dicho elemento común por el resto de los copropietarios – no pierden por ello el carácter de común, pues la atribución del uso exclusivo no implica atribución del derecho de propiedad, sino únicamente la mera utilización sin otra pretensión que la de servir al adecuado y completo disfrute de la propiedad privativa constituida por el piso o local.

5.- Partiendo de esta base,  el Tribunal  considera que de la prueba practicada le  lleva en el presente supuesto a estimar que la terraza donde se ha realizado la obra consistente en elevar una chimenea de obra para evacuar humos tiene la naturaleza de elemento común, con independencia del uso exclusivo atribuido a los demandados como comuneros que tiene acceso a la misma.

6.- Considerando la naturaleza de elemento común de la terraza solarium, ha de entrarse en el estudio de si la obra realizada en la misma excede del derecho de uso y de si, por tanto, hubiera necesitado el consentimiento de los demás copropietarios en la forma y con la mayoría establecidas en el artículo 12 de la LPH , en relación con el artículo 17 de dicho texto legal . En este sentido es obvio que la construcción realizada en la citada terraza sobrepasa los límites de uso que se le atribuyen, pues se trata de la construcción de un elemento anejo a la vivienda en cuanto le sirve para evacuar humos y que evidencia el propósito de permanencia al tratarse de una obra de mampostería destinada permanentemente a funciones privativas de los demandados. Por tanto, dicha construcción implica el apoderamiento, con fines que exceden del simple uso, de la terraza para integrarla como elemento privado de los demandados.

7.- Por todo lo anterior y siendo reiterada la jurisprudencia del Tribunal Supremo en relación a que el propietario sólo puede modificar los elementos arquitectónicos, instalaciones o servicios de su piso o local cuando no menoscabe o altere la seguridad del edificio, su estructura general, su configuración o estado exteriores y no perjudique los derechos de otros propietarios, mientras que en el resto del inmueble – elementos comunes – no puede efectuar alteración alguna, salvo que lo consientan los demás copropietarios, según el régimen y mayoría establecido para cada caso, debe estimarse el recurso y por tanto procede la RETIRADA Y DEMOLICION DE LA CHIMENEA CONSTRUIDA EN LA TERRAZA.

      Otras noticias relacionadas que te pueden interesar:

La sustitución de la cubierta por la Comunidad.

Instalación de cámaras de seguridad por la Comunidad.

Problemas con los toldos en la Comunidad.

Trato desigual por la Comunidad en el cerramiento de terrazas.

Filed in: Comunidad de Propietarios Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Recent Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2017 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.