0

Ciclista atropellado al cruzar un paso de peatones, ¿perjudicado o responsable?

Si la velocidad del ciclista es parecida a la de un peatón no se ve motivo para exonerar al conductor del vehículo de motor.

atropello de ciclista

Caso planteado: Reclama un ciclista lesiones y daños al ser atropellado por un vehiculo al cruzar por un paso de peatones cuando provenia de una acera por donde circulaba.

Alegaciones del conductor del vehículo: Para desestimar la petición, se argumenta que el ciclista circulaba por una acera, es decir por un lugar indebido y que cruzó por el paso de peatones a excesiva velocidad, impidiendo la reacción del conductor del vehiculo, al que sorprendió con su irrupción por dicho lugar.

Sentencia del Juzgado: Desestima la demanda del ciclista.

Sentencia de apelación: La Audiencia Provincial de León dicta sentencia de fecha 14-11-2011 en los siguientes términos:

Argumenta el Tribunal en primer lugar que la Exposición de Motivos de la Ley 43/1999, de 25 de noviembre, sobre adaptación de las normas de circulación a la práctica del ciclismo, se hace eco de la eficacia de la bicicleta como medio de transporte y de las limitaciones y los riesgos que para quienes lo utilizan suponen los vehículos de motor, al establecer que “En la actualidad se reconoce que la bicicleta es un eficaz medio de transporte que representa una alternativa cotidiana viable para muchas personas. Sin embargo, el uso de la bicicleta se ve en la actualidad limitado y estrictamente condicionado por el gran medio de transporte de nuestros tiempos: el automóvil de motor. La masiva y generalizada utilización de estos vehículos, la predominante adecuación a ellos, tanto de las infraestructuras viarias como de la normativa circulatoria, restringen, desde un punto de vista meramente físico como desde una perspectiva jurídico-formal, el ámbito de utilización sin riesgo y las posibilidades de disfrute de la bicicleta. El logro de una situación equilibrada y una óptima utilización de los distintos medios de transporte imponen la búsqueda de soluciones de combinación entre aquéllos, con fórmulas que se refieren tanto a la ordenación del espacio físico, principalmente, la construcción de carriles bici, como a la reglamentación viaria favorecedora del uso de la bicicleta”.

Para alcanzar tales objetivos, la referida Ley contiene diversas modificaciones del texto articulado de la Ley sobre Tráfico, circulación de vehículos a motor y seguridad vial. Entre tales modificaciones se encuentra la obligación impuesta a los conductores de vehículos a motor de extremar las precauciones, moderar la velocidad y, en ciertos supuestos, de ceder la preferencia de paso, cuando se aproximen a los lugares o vías de donde se encuentren o circulen ciclistas o realicen maniobras que puedan afectar a aquéllos.

Así, en el citado texto se recoge: “Los conductores tienen prioridad de paso para sus vehículos respecto de los peatones y conductores de bicicletas salvo en los casos siguientes: a) En los pasos para peatones debidamente señalizados, carriles bici o paso para ciclistas …”.

Ciertamente, dice la sentencia de la Audiencia Provincial,  los conductores de bicicletas no son peatones ni existe precepto alguno que les autorice a circular por las aceras, estando incluidos, antes bien, en la prohibición que se recoge en el artículo 121.5 del Reglamento General de Circulación, no pudiéndose tampoco extender a los mismos la prioridad de paso que tienen los peatones. Ahora bien, con todo no podemos obviar que ante un paso de peatones todo conductor de vehículo de motor debe extremar la precaución ante la eventualidad de que un peatón se disponga a utilizarlo y más si, como en el presente caso, existe algún objeto que, por su tamaño, dificulta la visibilidad de una determinada zona de la que pudiera proceder el viandante. No siendo asumible que la falta de adopción de dicha diligencia carezca de toda trascendencia por el solo hecho de que quien atraviese la calzada por ese concreto lugar reservado a los peatones lo haga sobre una bicicleta. Lo verdaderamente trascendente, producida la colisión o el atropello, será, las más de las veces, la forma en que se produzca la irrupción, pues si la misma es similar o parecida a la de un peatón no se ve motivo para exonerar al conductor del vehículo de motor, que no será en cambio en absoluto responsable si la velocidad llevada por la bicicleta hiciera inútiles sus precauciones en la aproximación al paso.

En el presente caso, no hay ninguna base para afirmar que la velocidad del ciclista sobre la bicicleta impidiera la reacción del conductor del automóvil. Antes bien, de las pruebas practicadas nos hacen concluir que su irrupción en la calzada se hubo de llevar a velocidad muy escasa y en ningún caso muy superior a la de un peatón, por lo que la imprudencia del conductor codemandado parece evidente.

No menos evidente, también nos parece que hubo cierta imprudencia por parte del ciclista,  pues careciendo de la preferencia de los peatones se introdujo en el paso sin cerciorarse de que algún vehículo en circulación se aproximaba al mismo o si lo hizo fue de un modo que se demostró insuficiente, pues está claro que el automóvil llevaba recorridos pocos metros por la c/ xxxxxx (esa es la distancia que uno de los agentes de la Policía Local manifestó existía entre la salida del parking de donde aquél procedía y el paso de peatones ) y que su velocidad era muy escasa (así lo manifestó el propio conductor del vehículo en el juicio), factores ambos que, desde la perspectiva de este último, habrían hecho fácil la evitación del accidente, de haber efectuado en forma las necesarias comprobaciones.

En base a las anteriores consideraciones estima la reclamación del ciclista, previa concurrencia de culpas de uno y otro, y por tanto al no poder  atribuir mayor relevancia a una negligencia que a otra, las indemnizaciones a que tiene derecho el perjudicado se ven reducidas a la mitad.

Filed in: Trafico Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Recent Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2017 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.