0

Concepto de concurso necesario

Un concurso de acreedores  será necesario cuando se presente por un acreedor

concurso acreedores

La ley concursal favorece que los acreedores presenten concurso necesario contra los deudores, y a tal efecto el artículo 91.7 LC establece, que el  50% del crédito que ostente el acreedor que haya solicitado el concurso tendrá carácter privilegiado (siempre que no se trate de créditos subordinados), y además los gastos y costas que se hayan devengado por la solicitud de concurso será créditos contra la masa.

Pero también la ley concursal penaliza al acreedor que solicite temerariamente el concurso de su deudor no insolvente, de manera que si el Juzgado no declarara el concurso, será condenado al pago de las costas del procedimiento (suelen ser elevadas por la cuantía) y a los daños y perjuicios  causados.

El acreedor al solicitar el concurso de su deudor debe acreditar su condición mediante cualquier documento que pruebe su crédito.

Además debe justificar que concurre en el deudor alguna de las circunstancias previstas en la ley por las que se considera que una persona o empresa se encuentra en concurso, y que son:

1.- Sobreseimiento general en el pago corriente de las obligaciones del deudor.

2.- Existencia de embargos por ejecuciones pendientes que afecten de manera general al patrimonio del deudor.

3.- El alzamiento o la liquidación apresurada o ruinosa de sus bienes.

4.- Incumplimiento de obligaciones tributarias, de seguridad social o de salarios e indemnizaciones de trabajadores.

Dentro del concepto de concurso necesario, hemos de señalar que ni el Ministerio Fiscal ni el Juez de oficio pueden iniciar un procedimiento concursal, aun a sabiendas de que una empresa es insolvente y no puede hacer frente a sus créditos. Tampoco pueden acordarse de oficio medidas cautelares para preservar el patrimonio del deudor. Todas estas acciones deben ser promovidas por el acreedor (concurso necesario) o por el mismo deudor (concurso voluntario).

Para que pueda ser declarado el concurso necesario se exige la existencia de una pluralidad de acreedores.

Aunque en un principio se exige para la solicitud de concurso, que el crédito que ostenta el acreedor esté vencido y sea exigible, lo cierto  es que se ha venido abriendo paso una nueva corriente en algunos Juzgados y Tribunales que considera legitimado a cualquier acreedor con independencia de que el crédito esté vencido y sea exigible.

La Ley concursal no exige que el crédito sea exclusivamente dinerario. Resulta admisible la solicitud de concurso fundada en el incumplimiento por el deudor de una prestación no dineraria, como por ejemplo la entrega de una vivienda por una empresa constructora.

Si un acreedor adquiere un crédito, después de vencido, no podrá solicitar el concurso del deudor hasta que no transcurran seis meses desde que lo adquirió. La razón estriba en que la ley intenta evitar la compraventa de créditos concursales para evitar que empresas profesionalizadas en este ramo, los utilicen como mecanismo de presión para obtener el cobro de deudas.

Filed in: CONCURSAL Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2017 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.