0

Dinero privativo invertido en la adquisición de la vivienda familiar

Carácter del dinero privativo invertido en la adquisición de la vivienda familiar en la sociedad de gananciales.

Dinero privativo invertido en la adquisición de la vivienda familiarAunque algunos de nuestros Juzgados y Tribunales tienen un criterio dispar en este asunto, la mayoría opina que rigiéndose el matrimonio por la sociedad de gananciales, el dinero invertido por uno de los cónyuges en la adquisición de la vivienda familiar tiene carácter ganancial si en el momento de la aportación no se hizo una declaración expresa de su carácter privativo ni se mencionó el derecho de reembolso.

Si en el procedimiento de liquidación de la sociedad de gananciales no se acredita, por medio probatorio alguno de los conocidos en derecho, que el cónyuge que reclama la privatividad de dicho dinero hiciera oportunamente referencia a reserva o condición sobre el dinero destinado a la compra, ni mención sobre el derecho de reembolso, se entiende por la jurisprudencia que aquél realizó una liberalidad para con la sociedad de gananciales y por tanto no procede el derecho de reintegro al ir en contra de los propios actos, por lo que ha de tener el carácter de GANANCIAL y no privativo.

El Tribunal Supremo ha venido señalando en distintas sentencias (entre otras 12.02.1988) que si en la escritura pública de compraventa sólo consta que el matrimonio adquirió la vivienda para su sociedad de gananciales, existe la protección registral contenida en los arts. 34, 38 y 44 de la Ley Hipotecaria, preceptos que consagran el principio de la fe pública registral, presumiendo exacto e íntegro el contenido del Registro en aras a la seguridad jurídica en el tráfico inmobiliario.

En consecuencia con lo anterior, se considera que el dinero privativo invertido en la adquisición de la vivienda familiar fue donado por el cónyuge a su sociedad de gananciales o a su entonces consorte, realizando una liberalidad para con aquél (STS  8.10.2004), En esta misma dirección y en ausencia de declaración expresa del carácter privativo de la aportación para la adquisición, omitiendo el origen de dicho dinero ni mención alguna sobre el derecho de reembolso que en el futuro pudiera corresponderle, se interpreta que la voluntad del consorte fue la de realizar un desplazamiento patrimonial a favor de la sociedad conyugal, de manera que no procedería ningún derecho de reembolso, ni inclusión en el pasivo de la sociedad de gananciales de ningún derecho de crédito a favor de aquel.

El art. 1355 del Código Civil establece:

«Podrán los cónyuges, de común acuerdo, atribuir la condición de ganancial a los bienes que adquieran a título oneroso durante el matrimonio, cualquiera que sea la procedencia del precio o contraprestación y la forma y plazos que se satisfaga. Si la adquisición se hizo en forma conjunta, y sin atribución de cuotas, se presumirá la voluntad favorable al carácter ganancial de tales bienes».

El citado artículo permite que los cónyuges, de común acuerdo, puedan atribuir el carácter ganancial a cualquier bien adquirido a título oneroso durante el matrimonio, especialmente si dicho bien pudiera resultar, en otro caso, privativo, por la procedencia de los fondos empleados en la adquisición, y ello quiere decir que el bien al que se le ha atribuido voluntariamente la condición de ganancial lo va a ser de esta manera definitiva, siendo irrelevante cualquier demostración posterior del carácter privativo del dinero empleado en su adquisición.

Filed in: FAMILIA Tags: , , , , , , , , , , , , , , ,

Recent Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2020 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.