0

Indemnización a un motorista que choca contra una valla quitamiedos

El Tribunal Supremo condena al Estado en un accidente contra una valla quitamiedos porque  dicho elemento supone un riesgo  para los motoristas.

accidente motocicleta biondas peligrosas

El asunto es el siguiente: Un motorista circulaba por una carretera nacional y al llegar a un punto kilométrico, por causas que se desconocen, colisionó contra la valla quitamiedos de protección de la mediana central. Debido al impacto recibido su cuerpo chocó contra uno de los postes de la valla de seguridad, que le seccionó la pierna izquierda. Con el reclamante viajaba su compañera, observando ambos todas las medidas de protección necesarias.

La demanda plantea que las graves secuelas del accidente son debidas a una deficiente seguridad vial imputable a la Administración, quien debe velar por la protección y seguridad así como por el estado de las carreteras, manteniéndolas con los sistemas de contención para la protección lo más adecuada. En el presente caso los postes actuaron como auténticas cuchillas, de manera que, en vez de servir a una finalidad de protección, constituyen un verdadero peligro.

En el presente caso no hay discusión alguna en relación con la realidad de las lesiones del motorista, derivadas del accidente de tráfico,  siendo la cuestión objeto de debate la existencia de relación de causalidad entre el funcionamiento normal o anormal de un servicio público y los daños derivados del referido accidente.

Este tipo de vallas de seguridad que existen en nuestras carreteras, pueden ser llamadas “biondas”, “quitamiedos” o “guardarrailes”.

El Tribunal Supremo en sentencia de fecha 7 de febrero de 2012 (Sala 3ª) dice lo siguiente:

“ No es la primera vez que esta Sala se enfrenta con la cuestión planteada, en relación con la peligrosidad para los motoristas de las biondas de protección (también llamadas quitamiedos) predominantes durantes largos años en nuestras carreteras. Si bien a veces la velocidad inadecuada del motorista se manifiesta como la causa del accidente en que se produjeron los daños cuya indemnización se reclamaba, no obstante el Tribunal Supremo advierte que “la concreta y específica lesión padecida no se habría producido si la valla de la mediana hubiera sido de un tipo distinto. La caída y el impacto con una valla de otro tipo le habrían podido ocasionar seguramente otras lesiones, tales como traumatismos diversos, quizá incluso más graves que el corte de la pierna izquierda. Pero es innegable que esto último no habría podido ocurrir con una valla de otro tipo. Así las cosas, aunque la causa del accidente fue la velocidad inadecuada, la causa de la concreta y específica lesión fue la existencia de una bionda: mientras que la velocidad inadecuada es imputable al recurrente, la existencia de la bionda lo es a la Administración. Ello implica la existencia de un nexo causal entre el funcionamiento del servicio público y el daño…”.

En el caso planteado al principio de este artículo, continúa el  T. Supremo diciendo que la existencia de nexo causal entre la ubicación y mantenimiento de las biondas cortantes y los perjuicios padecidos al motorista no puede ser negada. Sentado esto, sin embargo, es preciso abordar otros dos extremos para poder llegar a una resolución sobre el fondo de este asunto.

Por un lado, hay que tener presente que de las actuaciones remitidas a esta Sala se desprende la progresiva sustitución de las biondas  (vallas quitamiedos) por otro tipo de vallas, precisamente para evitar las consecuencias del carácter cortante de aquéllas; no obstante, la existencia de una bionda en aquel momento y en aquel lugar era ajustada a la normativa técnica vigente. Este último dato requiere preguntarse si el recurrente tenía o no un deber jurídico de soportar el daño. La respuesta ha de ser negativa. De entrada, como es bien sabido, resulta indiferente que el funcionamiento del servicio público haya sido normal o anormal, pues en ambos supuestos pesa sobre la Administración el deber de indemnizar los daños por ella ocasionados. Así, incluso admitiendo que el escalonamiento en el tiempo de la sustitución de biondas se reputase ajustado a derecho -es decir, correcto funcionamiento del servicio público-, ello no excluiría la responsabilidad patrimonial de la Administración por una lesión ocasionada por la existencia de una bionda o valla quitamiedos. A ello hay que añadir, además, que la decisión misma de proceder a la sustitución progresiva de las biondas por otro tipo de vallas pone de manifiesto que, en el momento del accidente, la Administración era ya consciente de que dichas biondas constituían un elemento de riesgo, especialmente para los motoristas . Dado que este elemento de riesgo provenía de la Administración, a la que compete determinar las características técnicas de las vallas de la autovía, ni siquiera puede afirmarse con rotundidad que el funcionamiento del servicio público fuese enteramente correcto. No existe en el presente caso, en suma, un deber jurídico de soportar el daño que permita excluir la responsabilidad patrimonial de la Administración.

Por todo lo expuesto el Tribunal Supremo en esta sentencia reciente  reconoce  el derecho del recurrente,  conductor de la motocicleta,  a ser indemnizado por la Administración General del Estado.

Filed in: Trafico Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Recent Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2017 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.