0

Modificación de la duración del arrendamiento de viviendas

La modificación de la duración del arrendamiento de viviendas pasa de cinco a tres años según la reforma de la ley del alquiler.

Modificación de la duración del arrendamiento de viviendasEl día 6 de junio de 2013 entra en vigor la reforma de la ley de arrendamientos urbanos, que va a afectar considerablemente al alquiler de viviendas. La ley 4/2013 de 4 de junio, de medidas de flexibilización y fomento del mercado del alquiler de viviendas,  modifica entre otras cuestiones el plazo mínimo de duración del arrendamiento de viviendas.

Hasta ahora el plazo mínimo de duración del contrato era de cinco años, es decir el arrendatario aunque se hubiese pactado un plazo inferior, tenía el derecho de permanecer hasta ese plazo. Con la modificación el plazo de duración del arrendamiento será el que libremente hayan fijado las partes, pero si este fuere inferior a TRES AÑOS, llegado el día de vencimiento del contrato, el inquilino tiene derecho a que se prorrogue obligatoriamente por plazos anuales hasta que alcance una duración de TRES AÑOS.

Como vemos, una de las novedades de esta reforma, es que el plazo a favor del arrendatario se reduce de cinco a tres años.

El inquilino podrá dejar la vivienda antes de que cumpla el plazo convenido en el contrato si este es inferior a los tres años, o antes de que vayan venciendo las prórrogas obligatorias hasta estos tres años, si manifiesta con treinta días de antelación como mínimo su voluntad de abandonar el inmueble.

El contrato de arrendamiento empezará a contarse desde que se ponga a disposición del inquilino la vivienda. Es decir si el contrato tiene una fecha pero la vivienda se le entrega después, será esta última la que se tenga en cuenta para la duración del contrato. En estos casos de no coincidencia, será el arrendatario quien tenga que probar que se le puso a disposición después de lo que conste en el contrato.

Si en el contrato de arrendamiento no se dice durante cuanto tiempo se alquila la vivienda o éste sea indeterminado, se considerará que el plazo es de un año, aunque el inquilino podrá prorrogarlo, como hemos dicho, hasta los tres años.

Si en el contrato se ha puesto una duración inferior a los 3 años, el dueño puede recuperar la vivienda sin que tenga derecho el inquilino a las prórrogas legales para permanecer los tres años que le permite la ley, si transcurrido el primer año de duración el dueño le comunica al arrendatario que tiene necesidad de la vivienda arrendada para destinarla a vivienda permanente para él, sus familiares en primer grado de consanguinidad o para su cónyuge si existe una sentencia de separación o divorcio. Esta comunicación que debe hacer el dueño del inmueble se hará al arrendatario al menos dos meses antes de la fecha en la que la vivienda se vaya a necesitar.

En estos casos de que el dueño necesite la vivienda y el inquilino se tenga que marchar, se establece que si transcurren tres meses desde el desalojo y no ha sido ocupada por las personas que la necesitaban (salvo causa de fuerza mayor), podrá de nuevo retornar a la vivienda el arrendatario por un plazo de hasta tres años respetando las condiciones de su antiguo contrato y recibiendo una indemnización por los gastos del desalojo que le hubiesen producido o alternativamente por una mensualidad de la renta que pagase por cada año que le quedara por cumplir hasta completar los tres años.

Filed in: ARRENDAMIENTOS, NOTICIAS Tags: , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2017 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.