0

Propiedad de los fondos de una cuenta corriente indistinta

La propiedad de los fondos de una cuenta corriente indistinta vendrá determinada por la titularidad originaria del dinero depositado.

propiedad de los fondos de una cuenta corriente indistintaEn cuanto a la cuestión sobre la propiedad de los fondos de una cuenta corriente indistinta, es doctrina reiterada del Tribunal Supremo (entre otras la de STS de 15.02.2013) la que considera que la cuenta corriente bancaria expresa una disponibilidad de fondos a favor de los titulares de la misma contra el Banco que las retiene, no pudiendo aceptarse el criterio de que el dinero depositado en tales cuentas indistintas pase a ser propiedad de uno de ellos, por el solo hecho de figurar como de titularidad indistinta, porque en el contrato de depósito, la relación jurídica se establece entre el depositante (cliente del Banco), dueño de la cosa depositada, y el depositario que la recibe (Banco), no modificándose la situación legal de aquél (depositante), en cuanto a lo depositado, por la designación de persona o personas que la puedan retirar.

Tales depósitos indistintos no suponen por ello una comunidad de dominio sobre los objetos depositados, debiendo estarse a cuanto dispongan los tribunales sobre su propiedad.

El mero hecho de apertura de una cuenta corriente bancaria, en forma indistinta, a nombre de dos o más personas, lo único que significa en un principio, es que cualquiera de los titulares tendrá frente al Banco depositario, facultades dispositivas del saldo que arroje la cuenta, pero no determina por sí sólo la existencia de un condominio sobre el saldo, que vendrá determinado únicamente por las relaciones internas y, más concretamente, por la propiedad originaria de los fondos o numerario de que se nutre dicha cuenta.

Cuando los fondos que figuran en una cuenta corriente indistinta de un matrimonio en régimen de separación de bienes, son de la exclusiva pertenencia de uno de ellos (ejemplo: que los recibió de sus padres), y que la creación de la cuenta no supuso ni significó acto de donación del dinero aportado a la misma por uno de los cónyuges,  quedando tan sólo limitada tal operación a facultar al otro cónyuge la condición de cotitular de la cuenta, las conclusiones resultan obvias en cuanto a la inexistencia de una comunidad de bienes sujeta a los artículos 392 y siguientes del Código Civil, cuya parte pueda reivindicar uno de los partícipes, estando como estaban los cónyuges sometidos al régimen económico matrimonial de absoluta separación de bienes

Esta misma línea seguida por el Tribunal Supremo, es seguida por la de las Audiencias Provinciales, como refleja la Sentencia AP de Barcelona (Sección 4ª) de 9.02.2007 , que concluye que “Puede decretarse la exclusión o ajenidad de quien sólo figura como titular bancario y no demostró tener participación personal y directa en la propiedad del dinero depositado, debiendo llegarse a la conclusión de que no cabe presunción ni de titularidad dominical, ni de atribución por mitad o partes iguales, pues ello se relega a la prueba dentro de las relaciones internas entre los titulares bancarios, no siendo posible la atribución de propiedad del saldo por la mera referencia a la repetida cotitularidad, sino que ha de integrarse en la penetración jurídica en las relaciones particulares de los interesados: fondo común, sociedad existente, o bien nexo de parentesco, amistad, gestión conferida, autorización o mandato…”.

Por tanto, el mero hecho de la apertura de una cuenta bancaria de forma indistinta a nombre de dos o más personas, no determina por sí un condominio, que vendrá determinado por la titularidad originaria de los fondos o numerario de que se nutre dicha cuenta, recayendo la carga de la prueba de su titularidad sobre quien alega ser propietario de dichos fondos.

Filed in: CIVIL, FAMILIA Tags: , , , , , , , , , , , ,

Recent Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2019 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.