0

Ruina funcional del edificio o vivienda

Existirá ruina funcional del edificio o vivienda cuando aparezcan defectos constructivos que afecten a elementos esenciales o que la hagan no válida para su destino.

Ruina funcional del edificio o viviendaEl concepto de ruina de un edificio o construcción al que se refiere el artículo 1591 del Código Civil no es el mismo que el utilizado en el ámbito profesional de la arquitectura.

Cuando los técnicos (arquitectos, aparejadores, etc.) informan que no pueden considerarse los deterioros y daños que presenta un edificio o vivienda como un caso de ruina, se están refiriendo a un punto de vista estrictamente técnico arquitectónico, distinto al concepto de ruina empleado en el ámbito del Derecho Civil español.  Para aquellos profesionales, cuando niegan la existencia de problemas de ruina, es porque según ellos no existe un riesgo de colapso de la estructura del edificio, o de defectos tan graves que conviertan en inhabitables las viviendas.

En cambio el Tribunal Supremo distingue tres tipos de ruina:

1ª.- Ruina física (derrumbamiento total o parcial de la edificación).

2ª.- Ruina potencial (peligro de derrumbamiento futuro o deterioro progresivo).

3ª.- Ruina funcional (existencia de defectos constructivos que inciden en la falta de idoneidad de la edificación para su uso normal).

Esta última ruina funcional del edificio o vivienda es la que suele concurrir en la mayoría de los casos enjuiciados. Sería aquella obra realizada con tales imperfecciones que exceden de las normalmente admisibles, por cuanto los defectos la hacen gravemente irritante o molesta para el uso de la vivienda y no apta para ser cómodamente habitada, incluyendo aquellos defectos de construcción que por exceder de imperfecciones corrientes, configuran una violación del contrato, extendiéndose a vicios o defectos que afecten a elementos esenciales de la construcción.

Por tanto, dentro del concepto de ruina hay que incluir no sólo lo que en sentido literal indica o implica la palabra – derrumbamiento total o parcial de la obra-, sino también a los defectos constructivos o vicios que afecten a elementos esenciales de la construcción o que la hagan no válida para su destino o dedicación que le es propia.

La responsabilidad entre los diversos intervinientes en el proceso constructivo (promotor, constructor, arquitecto, técnicos,…, etc.) sólo es solidaria (cualquiera responderá por los demás) cuando no es posible individualizar la conducta que cada uno asume y responde de indemnizar su parte de responsabilidad.

La carga de la prueba de los defectos o imperfecciones constructivos recae sobre la parte que los alega, por lo que es muy interesante (por no decir imprescindible) que junto con la demanda que se interponga haya de acompañarse informes periciales que acrediten dichos vicios.

Los problemas derivados por la aparición de  humedades significativas que afecten al edificio en sus diversas dependencias vienen siendo considerados por la jurisprudencia que entran dentro del concepto de anomalías constructivas graves y son consideradas tradicionalmente como ruina funcional (STS 11.12.2003, 21.03.96, 22.07.91, etc.), por cuanto hacen muy incómoda e insatisfactoria la utilización normal de la vivienda.

Filed in: CIVIL, Comunidad de Propietarios Tags: , , , , , , , , , , , , , , , ,

Related Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2020 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.