0

Suspensión de facultades en el concurso necesario

La suspensión de facultades en el concurso necesario impide la capacidad de gestión del negocio por el deudor

concurso de acreedores

Cuando se declara un concurso de acreedores, inmediatamente se producen sobre el patrimonio del deudor una serie de limitaciones.Los efectos de estas limitaciones dependerán si el concurso es voluntario (lo solicita el deudor) o es necesario (lo presenta el acreedor).

Si lo presenta un acreedor (concurso necesario), el deudor se ve normalmente privado de las facultades de administración y disposición de su patrimonio, que pasan a ser ejercidas por el administrador concursal, persona elegida por el Juez como auxiliar suyo, quien será quien las ejercite.

La regla general, por tanto, es:

En el concurso necesario, se produce la suspensión de las facultades patrimoniales del deudor.

En el concurso voluntario, se produce la intervención de las facultades patrimoniales por el administrador concursal.

Con independencia del tipo de concurso ante el que estemos, habrá que leer el auto de declaración de concurso dictado por el Juzgado para conocer qué tipo de limitaciones se le imponen al deudor. En cualquier caso y una vez designado el administrador concursal, éste podrá solicitar al Juzgado previo razonamiento justificado, el cambio de régimen de las limitaciones, suspensión o intervención.

La suspensión de facultades en el concurso necesario significa que el deudor, no puede ejercitar las facultades patrimoniales sobre los bienes y derechos de la empresa declarada en concurso, o sobre los propios si se trata de concurso de persona física. Dichas facultades patrimoniales se le van a atribuir al administrador concursal. Esto no significa que el deudor pierda la titularidad de su patrimonio, sino que se produce sólo la suspensión de sus facultades, siendo sustituido por el administrador concursal.

En las declaraciones de concurso necesario de personas juridicas, el órgano de adminstración de la sociedad sigue con tal, no desaparece, sólo se le suspende de las facultades de administración y disposición del patrimonio. El deudor ya no tiene capacidad de decisión y la gestión del negocio es llevada por la administración concursal. Como vemos, la facultad de limitación en el concurso necesario por el Juzgado es más intensa (hay mayor control) que cuando se trata de concurso voluntario donde las facultades patrimoniales sólo quedan intervenidas, es decir, en estos caso el administrador concursal autoriza o desautoriza lo que el deudor propone, pero aquél sigue conservando las facultades de administración y disposición sobre su patrimonio, así como la capacidad de decisión.

Filed in: CONCURSAL Tags: , , , , , , , ,

Recent Posts

Leave a Reply

Submit Comment

© 2017 Abogado por Telefono. All rights reserved. XHTML / CSS Valid.
Proudly designed by Theme Junkie.